miércoles, 27 de mayo de 2009

Sánduche cubano

Medio siglo de polémica sobre Cuba representa suficiente ilustración respecto a antecedentes y contextualizaciones. Tan largo como pobre ha sido el debate y las posiciones tan opuestas, fanáticas todas y parecidas como las dos mitades de un pan. Me limito aquí a entregar un jamón o una lechuga, usted escoja:

1. El bloqueo es una violación del derecho internacional, pero sobre todo un precedente que vulnera lo que Michael Walzer denomina “la posición moral de los Estados”. Un ejemplo seguido con disimulo por diversos gobiernos americanos, en diversas coyunturas, para castigar a los vecinos.

2. La exclusión de un Estado de una comunidad regional como la Oea con el argumento de que no se ajusta a un tipo de régimen político demoliberal es una herencia de la ideología wilsoniana y una muestra de universalismo que amenaza el pluralismo esencial de la sociedad internacional.

3. El largo silencio de la izquierda occidental sobre las atrocidades del régimen castrista, incluyendo muchos partidos liberales, ha sido una expresión de fariseísmo que socavó toda legitimidad a los pregoneros de los valores ilustrados.

4. Las expresiones de apoyo y “celebración” de la entronización de la dictadura de los hermanos Castro van en contravía de la reforma intelectual y moral que requiere todo proceso que pretenda afianzar las ideas de libertad, dignidad personal y autogobierno de la sociedad.

La aparición de las firmas de la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín en actos de respaldo al régimen cubano debieran disgustar a los líderes políticos que apoyan dichas administraciones. Al menos ofenden a ciudadanos que vemos como nuestros impuestos se destinan a propaganda de este tipo.

1 comentario:

chp0311 dijo...

DEFINITIVAMENTE, EL PEOR ENEMIGO, EL MODERADO, CADA DÍA MÁS A LA DERECHA, TRAIDOR¡¡¡