viernes, 22 de abril de 2011

Dworkin, el erizo

Acaba de publicarse “Justice for Hedgehogs”, la obra más reciente de Ronald Dworkin, por parte de Belknap Press y Harvard University Press. La noticia la da –cómo no– la New York Review of Books (20.04.11). El autor de la reseña es A. C. Grayling.

El planteamiento a partir del cual Grayling destaca la obra de Dworkin parte de dos constataciones: la primera es que nuestras metas e ideales “están en tan profundo conflicto entre sí que siempre lo que hacemos termina siendo algo insatisfactorio”; la segunda implica que “el conflicto es inevitable en política”. La autoría de estos planteamientos se les adjudica a figuras tan poderosas de la filosofía contemporánea como Isaiah Berlin, Richard Rorty o Bernard Williams.

Para el autor, estas ideas son “populares y deprimentes” porque el conflicto de valores en política parece conducir a que “sea inevitable algún grado de injusticia, incluso en sociedades generosas”, lo que dejaría sin opciones a las personas “sensibles al rango completo de los valores”. Ante este panorama Ronald Dworkin habría elaborado el argumento opuesto, “la unidad de los valores”.

Ante tal expectativa solo nos resta esperar que sea algo más que 500 páginas de artificios ingeniosos, como creía Giambattista Vico que eran los constructos humanos perfectos como las matemáticas, la lógica o –añadiría Berlin – el ajedrez.

No hay comentarios: