viernes, 10 de enero de 2014

Diomedes en antología

Hay dos clases de ignorantes: los atrevidos y los humildes. En materia de vallenato los ignorantes atrevidos abundan. Se les abona la vergüenza que les da admitir que no les gusta el vallenato, aunque después borren todo con aquel "pero, el bueno es el vallenato clásico". La expresión "vallenato clásico" no incluye nada; básicamente busca excluir el vallenato como LA música nacional y confinarlo a su ámbito original; a un folklor cualquiera como el torbellino o el mapalé.

Como ignorante que sabe lo que no sabe, me puse en la tarea de revisar mi precaria biblioteca sobre el vallenato para identificar el lugar de Diomedes Díaz como COMPOSITOR en la historia del vallenato. Ninguna de estas curadurías tiene menos de quince años:
a) Pilar Tafur (1995) selecciona 60 "mejores vallenatos", entre ellos, tres de Diomedes: "Cantando", "te quiero mucho" y "Brindo con el alma".
b) Pilar Tafur y Daniel Samper (1997) en su antología "100 años del vallenato", escogen 100 temas que incluyen: "Cantando" y "Brindo con el alma".
c) Jaime Araújo Cuello (1999) en "Los 100 mejores vallenatos" -antología escorada hacia Emiliano Zuleta, a quien le reserva diez cupos- incluye tres temas de Diomedes: "Bonita", "Mi muchacho" y "Mi primera cana".

A primera vista parece poco pero en contexto, y apenas en la mitad de su carrera artística, ya aparecía en el Top Ten de los compositores vallenatos.

Se supone que la composición dignifica pero la música popular es más que composición. En una entrevista, ya famosa, con Ernesto McCausland en 1991 le dijo "yo soy INTÉRPRETE", respondiendo a la pregunta por su condición artística. De tal modo que si nos vamos a los temas clásicos del vallenato que son tales por haber pasado por las manos de Diomedes las cifras se multiplican y El Cacique se va volviendo más y más grande.

No hay comentarios: