sábado, 15 de mayo de 2010

La bobada de Mockus

Antanas Mockus ha vuelto a decir lo que ha dicho siempre. Que la violencia es injustificable y que no hace acuerdos con los partidos que son ambiguos y vacilantes frente a este tema. Insignes columnistas han salido lanza en ristre contra él. Álvaro Camacho (El Espectador, 15.05) lo ataca porque perderá los votos de la militancia del Polo, Lisandro Duque (El Espectador, 16.05) porque le parece que tal radicalismo lo hace un “Uribe con barbas”, Daniel Samper Pizano (El Tiempo, 16.06) lo tilda de “bobo”, por la misma razón.

Esta reacción al unísono expresa bien uno de los problemas centrales de la política colombiana de los últimos 30 años y la novedad que Mockus y -en su equipo Luis Eduardo Garzón– representa para ella. En Colombia se da una situación: pocos dudan de la posición de los principales dirigentes del Polo y de sus candidatos frente a los grupos armados, pero la mayoría dudamos de la posición del Polo. ¿Por qué? Por su ambigüedad. Porque para no dejarse medir por esta línea de enemistad han preferido callar. Porque en el momento crítico de las marchas del 4 de febrero del 2008 se aislaron de la ciudadanía para no atacar a las Farc y parecer uribistas.

El problema principal de Colombia ha sido la guerra y la justificación de la guerra es un asunto crítico de la política colombiana. La dirigencia del Polo Democrático no entendió que en política lo que importa es lo que aparece. Y cuando la mayoría de los ciudadanos rompieron vigorosa y nítidamente con las Farc, en un río de multitud, el Polo se quedó en la orilla.

Mockus “el bobo” perderá algunos votos. Los “vivos” de la izquierda complaciente con la guerra ya perdieron otra posibilidad de ganar más espacio político. Mientras tanto, los “más vivos” del establishment violento gozarán en silencio y esperarán los frutos de esta polémica.

2 comentarios:

Andrés Felipe Tobón Villada dijo...

Muy bueno

Espero que Colombia se vuelva país de bobos, y que los vivos no seamos nosotros.

Anónimo dijo...

no olvide que las revoluciones se dan cuando nadie se las espera... daremos sorpresa.
petro presidente.
petro presidente