sábado, 20 de diciembre de 2008

Juanes y la institucionalidad

En su concierto de cierre del 2008 en el Paseo del Río (Medellín, 19 de diciembre) Juanes habló de política como siempre lo hace y como pocos lo hacen. Lo hace siempre porque el rock antioqueño siempre habló de política, al menos desde finales de los años setenta. Lo hace como pocos porque siempre habla de la gran política: Colombia en el mundo, la pobreza, la guerra, la desigualdad, el patriotismo; mientras los políticos se dedican a la pequeña política: la trifulca, el personalismo, las intrigas sospechosas de día y la intrigas criminales de noche.

Expresó su apoyo a Alonso Salazar desde la perspectiva de la gran política. No habló de sus dotes personales, ni de su proyecto de gobierno, ni de la buena obra que continúa desde la Administración Fajardo. No. Habló de la conspiración que está montada entre dos periodistas poderosos, un exalcalde y un exjefe paramilitar (esta lista es mía). Y habló de que había que apoyar la institucionalidad.

Institucionalidad es la palabra clave de la gran política en un país que carece de Estado fuerte, que posee una sociedad anómica, una gran economía ilegal y unos partidos políticos que se guían por ideologías disolventes y autodestructivas. Institucionalidad es la línea de congruencia entre la crítica social y la búsqueda de soluciones, entre la defensa del Estado colombiano hacia afuera y la promoción del cambio hacia adentro. Institucionalidad es la idea que exorciza la violencia, la ilegalidad y la confusión acerca de la legitimidad.

No hay comentarios: